Ayotzinapa en la Consciencia

(por Carlos Bucio Borja)

Ayotzinapa en la consciencia
Yacimiento de la dignidad
Organiza una vez más la bandera de un
Tiempo en llamas al clamor de
Zapata y Lucio Cabañas
Indicando la luz entre las sombras a la
Nación mexicana,
Arma en pos de la
Paz verdadera y la nueva
Alborada…

Clamor de Justicia por los 43 de Ayotzinapa y los diferentes Méxicos.

10620197_10152876579367500_1993793075109340763_o

Ayotzinapa es hoy por hoy el corazón de la consciencia y la dignidad indoamericana y latinoamericana. El pasado 20 de noviembre, decenas de protestas alrededor del mundo se
organizaron exigiendo el paradero de, y justicia por, los 43 estudiantes desaparecidos de la
Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotnizinapa entre el 26 y 27 de septiembre
pasados en Iguala, Guerrero, México. En El Salvador, desde las 8 de la mañana, se congregaron al pie del monumento Divino Salvador del Mundo en San Salvador, muchos jóvenes de ambos  sexos, hasta acumular unas 4,000 personas, la mayoría de ellos y ellas estudiantes de la Universidad Nacional. El recorrido se extendió hasta las puertas de la embajada mexicana en la colonia San Benito para exigir justicia —y la recuperación con vida— de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo a diversas fuentes, los 43 estudiantes fueron privados de libertad por la policía
municipal de Iguala —6 personas más fueron asesinadas en el mismo incidente por la misma
entidad— por órdenes del entonces alcalde de la ciudad, José Luis Abarca Velázquez y su esposa, María de los Ángeles Pineda; y luego entregados por las fuerzas del “orden” a miembros del grupo narcotraficante “Guerreros Unidos”, organización a la cual se vincula a la esposa del ahora ex alcalde de Iguala… Desde el pasado 26 de septiembre —y hasta que los 43 jóvenes aparezcan, y sus familiares obtengan la debida justicia, secuestrada por el narco-estado-oligopolio-mediático mexicano— decenas de miles de ciudadanos y ciudadanas del mundo somos y seguiremos siendo los 43 jóvenes de Ayotzinapa…

México —al igual que muchas naciones latinoamericanas en sus configuraciones sociales,
culturales, políticas, económicas y étnicas— es un México y muchos Méxicos. Esta complejidad se origina en su mítica historia de transmigraciones, conquistas y fundaciones imperiales; y se entrelaza en el presente moderno de revolución, la continua transmigración, el mestizaje, la multipolaridad étnica, así como el discurso utilitario de un falso indigenismo nacionalista a favor de las élites en el poder, y la fosilización de los ideales y aspiraciones sociales de la Revolución mexicana de principios del siglo XX. México es un país con más de una decena de lenguas originarias y más de dos lenguas europeas, con una marcada división de clases —principalmente en las regiones rurales— y la derivada injusticia social. Y mientras México es la patria de uno de los hombres más ricos del mundo, el empresario Carlos Slim —con propiedades alrededor del orbe, El Salvador incluido—, también es la patria negada de más de 20 millones de mexicanos que viven en extrema pobreza (o que ganan menos de $2.00 diarios).*La carencia moral de los partidos tradicionales y complejidad política en México.1401224_10152876581042500_6071350786087864526_o
A casi 2 meses de la pavorosa desaparición de los 43 estudiantes, el paradero de los muchachos todavía se mantiene desconocido y todo lo que prevalece es la confusión; la angustia de los padres, familiares y seres queridos de los desaparecidos; y la corrupción de todos los partidos políticos con posibilidades electorales relevantes en la república mexicana. Mientras el ex alcalde de Iguala, Abarca Velázquez pertenece al Partido Revolucionario Democrático (PRD), el principal partido de oposición de izquierda en México —la destitución de Abarca Velázquez se debió más que todo a la presión social de la ciudadanía guerrerense que a un acto político honesto de parte del PRD o el gobierno federal—, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, pertenece al Partido Revolucionario Institucional (PRI) —el cual se define como centrista y es miembro de la Internacional Socialista—, el partido con más décadas en el poder desde la Revolución Mexicana. En tanto, el Partido de Acción Nacional (PAN), es el principal partido de oposición de derecha, y representa los intereses de la oligarquía mexicana más conservadora. Más aún, todo parece indicar que sumado al anterior cuadro de complejidades socio-culturales, injusticia social, economía política disfuncional y crisis de los partidos políticos tradicionales, convergen y se entrelazan en México —en gran medida debido a la subyugación de los diferentes gobiernos respecto a los designios imperiales de su vecino del Norte— el narcotráfico y la trata de personas, los cuales penetran donde encuentran posibilidades sistémicas al interior de un régimen moralmente desacreditado, desde hace décadas. Y si bien, algunos analistas, incluyendo el Presidente uruguayo, el ex guerrillero tupamaro, Pepe Mujica, indican que México es un “Estado fallido”, yo disiento de dicha caracterización en cuanto que, a pesar de su disfuncionalidad respecto a los intereses de la mayoría de sus ciudadanos, el Estado mexicano funciona muy bien en cuanto a los intereses de la gran burguesía y oligarquía tradicional, así como en cuanto a las ascendientes narco-burguesías y narco-oligarquías.
460078_10152876582017500_8356184785525496250_o(1)
Así las cosas, al complejo status quo de crisis y disfuncionalidad político-económica permanente del Estado mexicano, se adhieren los intereses económicos y dinámicas narco-criminales-políticas. A su vez, éstos se incrustan en todo el tejido económico, social y político de la nación mexicana, la cual, por otra parte padece también de manera esquizofrénica los designios imperiales de los Estados Unidos. De esta manera, los Estados Unidos imponen a la nación mexicana no sólo tratados y modelos económicos de extracción a favor de élites nacionales y transnacionales y de exclusión para las mayorías nacionales —el neoliberalismo—, sino también su fallida y errática “guerra contra las drogas”. Y, mientras esta cruzada “moral” estadounidense es impuesta a México —y el resto de América Latina, principalmente la región mesoamericana—, 23 estados de los Estados Unidos han legislado favorablemente respecto al uso terapéutico de la marihuana —incluido Washington, DC.—, y otros 14 estados han legislado alguna forma de descriminilización de la posesión de marihuana (http://en.wikipedia.org/wiki/Cannabis_in_the_United_States). Esta hipócrita dinámica imperial no sólo tiene expresiones legislativas esquizofrénicas, sino también expresiones clandestinas en la forma de constante tráfico ilegal de armas de los Estados Unidos hacia México, y la infiltración de agentes estadounidenses en la Marina mexicana y otras fuerzas de seguridad en el marco de “operaciones anti narcóticos”, tal como lo refiere el Wall Street Journal, uno de los más serios y principales periódicos de derecha de los Estados Unidos (http://online.wsj.com/articles/u-s-marshals-service-personnel-dressed-as-mexican-marines-pursue-drug-cartel-bosses-1416595305; http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/11/21/agentes-estadunidenses-disfrazados-de-militares-mexicanos-participan-en-operativos-antinarcoticos-wsj-9105.html).

Los 43 de Ayotzinapa y el Leviatán mexicano.

df mexico ayotzinapa
En cuanto a los 43 muchachos desaparecidos de Ayotzinapa, entre sus padres, familiares y
amigos existe una gran dignidad heroica al exigir incansablemente justicia a las instancias
gubernamentales que —más allá de los formalismos institucionales— deberían velar por los
intereses de la ciudadanía mexicana. Esta dignidad es acompañada por los pronunciamientos de los más honestos intelectuales y artistas de México (los escritores Paco Ignacio Taibo II, Elena Poniatowska; el poeta Javier Sicilia; los actores Eugenio Derbez y Gael García Bernal; entre otros y otras), así como decenas de miles de estudiantes y activistas sociales en todo México y el mundo entero. Pero mientras el clamor por el paradero de los 43 de Ayotzinapa resuena en todos los rincones del orbe, los políticos y funcionarios tradicionales de México y sus cortesanos insultan el corazón del pueblo mexicano al querer desdeñar el profundo pesar existencial, no sólo de los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, sino el de la mayoría honesta de la nación mexicana, la cual ya se hastió de la perenne injusticia social, así como del secuestro de los ideales de la Revolución mexicana de inicios del Siglo XX y de las instituciones del Estado mexicano en la mayoría de sus expresiones políticas y gubernamentales… El pesar existencial de una nación harta de los partidos políticos tradicionales y el asesinato de más de 100,000 y la desaparición de más de 27,000 personas en la pasada década, durante los gobiernos de Felipe Calderón (del PAN) y el actual presidente Peña Nieto como resultado de la “guerra contra las drogas” impuesta por los Estados Unidos.

La debacle moral de las instituciones mexicanas —además del horroroso caso de Ayotzinapa— se ve reflejada también en el “drama” mediático en torno a la “casa blanca” de la señora Angélica Rivera, reconocida actriz y Primera Dama de México. En este drama confluyen los designios político-mediáticos del emporio Televisa, un hecho que acusa conflicto de intereses respecto a las obligaciones y funciones políticas e institucionales del presidente Peña Nieto (http://aristeguinoticias.com/2011/mexico/casa-blanca-exhibe-relacion-entre-empresarios-televisora-y-el-gobierno-dresser-en-cnn/; http://www.proceso.com.mx/?p=388180), mientras éste denuncia cínicamente “intentos de desestabilización” a su gobierno por parte de quienes protestan clamando justicia por los jóvenes de Ayotzinapa y todo México. En cuanto a la aludida “casa blanca”, de acuerdo al jurista mexicano, doctor Jaime Cárdenas, no sería Angélica Rivera la que estaría incurriendo en un conflicto de intereses, sino el propio presidente Peña Nieto (http://www.proceso.com.mx/?p=388680), dado que quien llevó a cabo el proceso de venta de la aludida propiedad, Juan Armando Hinojosa Cantú, se vio también por grandes contrataciones del gobierno federal como la del tren México-Querétaro y el proyecto hidráulico Monterrey VI, situación que, de acuerdo al citado jurista, contraviene el artículo 8, fracción XI, de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos de México. Así pues, en el fondo del laberinto mexicano encontramos una poderosa economía política —en términos de la enorme riqueza que genera— carcomida por los carteles de las drogas y la corrupción de las diferentes esferas del Estado, los partidos políticos tradicionales, así como la indiferencia de quienes por su poder tradicional —y por ende, acomodamiento— no sufren en carne propia la injusticia social, el terror y el oprobio del Leviatán de violencia e inmoralidad de las coprolíticas instituciones mexicanas.

Los 43 de Ayotzinapa y un México que despierta.

10687494_10152876579637500_4556761549861047942_o

Un movimiento ha despertado en México…, y este movimiento tiene resonancia alrededor del mundo. En este contexto, el pasado 20 de noviembre se organizaron multitudinarias marchas en decenas de ciudades de México y el mundo para reclamar la verdad y la justicia respecto a los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa. En el Zócalo de la ciudad de México, como es tradicional de parte de los gobiernos mexicanos durante las protestas pacíficas, decenas de agentes fueron infiltrados entre los marchantes, a fin de “justificar” y “provocar” la violencia estatal contra los manifestantes. Como resultado, 11 manifestantes fueron capturados y consignados a prisiones de alta seguridad en los estados de Veracruz y Nayarit. Los estudiantes detenidos, sobre los que pesan cargos de “terrorismo”, son: Ramón Domínguez Patlán, Atzín Andrade González, Juan Daniel López Ávila, Laurence Maxwell Ilabaca (chileno), Luis Carlos Pichardo Moreno, Francisco García Martínez, Hillary Analí González Olguín, Liliana Garduño Ortega, Hugo Bautista Hernández, Tatiana Ivón Damián Rojas y Roberto César Jasso del Ángel. Y mientras Peña Nieto caracteriza como “desestabilizadoras” las protestas contra la disfuncionalidad, injusticia y corrupción de su gestión gubernamental, los estudiantes del estado de Guerrero en México le dan de plazo 6 días para dimitir o intensificarán su lucha a nivel nacional (http://actualidad.rt.com/actualidad/view/148176-estudiantes-guerrero-pena-nieto-dias-dimitir).

Ante el complejo laberinto mexicano, sólo un nuevo movimiento honesto de izquierda podría liberar a la nación de las intrincadas cadenas leviatánicas de injusticia, disfuncionalidad y corrupción que le aquejan. En cuanto a lo organizativo este nuevo movimiento debería de surgir de una vinculación más orgánica entre los diferentes sujetos históricos mexicanos en resistencia —pueblos originarios, campesinos, trabajadores, estudiantes, pequeños burgueses y emprendedores; artistas e intelectuales comprometidos; grupos insurgentes aislados en las sierras, selvas y montes; y sectores honestos y patriotas de las fuerzas armadas y de seguridad—. Sumada a esta vinculación orgánica este nuevo movimiento de izquierda debería articular un programa que logre configurar de manera democrática los ideales y las aspiraciones —rompiendo con las imposiciones imperiales de los Estados Unidos— de la Revolución mexicana de principios del siglo XX, los cuales mediante su fosilización en manos de la hoy narco-mediática-oligarquía, y el contubernio de los partidos tradicionales han alienado los intereses históricos de las mayorías mexicanas, por un siglo casi ya… Y hacerlos históricamente relevantes para las condiciones del siglo XXI. Pero para que este esfuerzo tuviese posibilidades socio-culturales profundas se requiere también de una revolución cultural mexicana, una que, sin dejar de expresar sus complejas raíces y dinámicas ancestrales y contemporáneas, rompiera con el sentido de indolencia y conformidad fatalista frente a la injusticia, opresión y corrupción de los grupos de poder tradicional en México… Al fin y al cabo, quienes representan la fuerza moral de México son la mayoría y más poderosos —por su contenido histórico y potencialidades de
1781246_10152876581297500_2842504078467607608_o
******

A fin de no olvidar los acontecimientos de Ayotzinapa de 26 y 27 de septiembre pasados, incluyo una vez más todos los nombres de los jóvenes estudiantes desaparecidos mediante la colaboración entre la policía municipal de Iguala, Guerrero y sicarios del grupo “guerreros unidos”, bajo órdenes del ex alcalde de dicha ciudad y su esposa… Y un comunicado del ERPI.

1. Jhosivani Guerrero de la Cruz

2. Luis Ángel Abarca Carrillo

3. Marco Antonio Gómez Molina

4. Saúl Bruno García

5. Jorge Antonio Tizapa Legideño

6. Abel García Hernández

7. Carlos Lorenzo Hernández Muñoz

8. Adan Abraján de la Cruz

9. Felipe Arnulfo Rosa

10. Emiliano Alen Gaspar de la Cruz

11. César Manuel González Hernández

12. Jorge Alvarez Nava

13. José Eduardo Bartolo

14. Israel Jacinto Lugardo

15. Antonio Santana Maestro

16. Christian Tomás Colón Garnica

17. Luis Ángel Francisco Arzola

18. Miguel Ángel Mendoza Zacarías

19. Benjamín Ascencio Bautista

20. Alexander Mora Venancia

21. Leonel Castro Abarca

22. Everardo Rodríguez Bello

23. Doriam González Parral

24. Jorge Luis González Parral

25. Marcial Pablo Baranda

26. Jorge Aníbal Cruz Mendoza

27. Abelardo Vásquez Peniten

28. Cutberto Ortíz Ramos de Atoyac

29. Bernardo Flores Alcaraz

30. Jesús Jovany Rodriguez Tlatempa

31. Mauricio Ortega Valerio

32. Martín Getsemany Sánchez García de Zumpango

33. Magdaleno Rubén Lauro Villegas

34. Giovanni Galindo Guerrero

35. José Luis Luna Torres

36. Julio Cesar López Patolzin

37. Jonás Trujillo González

38. A Miguel Ángel Hernández Martínez

39. Christian Alfonso Rodríguez

40. José Ángel Navarrete González

41. Carlos Iván Ramírez Villarreal

42. José Ángel Campos Cantor

43. Israel Caballero Sánchez

http://vimeo.com/108300452

San Salvador, 24 de octubre, 2014.

Post scríptum .

El Estado mexicano continúa su guerra contra la juventud y los estudiantes: Tan sólo un día
después de que el presidente Peña Nieto anunciara reformas políticas y constitucionales para luchar contra la inseguridad en Guerrero y otros estados del país —reformas que harían de las decenas corporaciones policiales en México entidades más efectivas—, así como combatir el crimen organizado infiltrado en diversas estructuras del gobierno, el joven estudiante y poeta Sandino Bucio Dovalí era secuestrado mientras éste participaba en una asamblea estudiantil a plena luz del día en la ciudad de México por miembros de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), el pasado 28 de noviembre. Durante el secuestro el joven Bucio Dovalí fue torturado física y psicológicamente, y fue liberado menos de 24 horas después gracias a la difusión de su secuestro —y la derivada presión ciudadana— por las redes sociales

https://www.youtube.com/watch?v=L4Kj2F__9Z0

https://www.youtube.com/watch?v=bgQ4M1TofDg&index=30&list=PL41B1FF37314F7C5B

*. Mario Humberto Hernández López, Delia Rocío Martínez Montesinos, La Desigualdad y La Justicia Social en México: Análisis de las Propuestas Electorales de la Izquierda y la Derecha en Materia Económica, Universidad Autónoma Metropolitana de Azcapotzalco, México.

Carlos Bucio Borja.  Nace en Pasaquina, La Unión (1967); creció en San Salvador; radica desde diciembre de 1991 en Toronto, Canadá y El Salvador.Miembro del Taller de Letras Xibalbá a finales de los 80s en El Salvador.

Anuncios

Acerca de resistenciamusical

Musica Nacional Centroamericana
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s