Erick Chávez Salguero – Poeta y Gestor Cultural – El Salvador / Chile

Erick Chavez SalgueroSan Salvador, El Salvador, poeta y gestor cultural. Perteneció al extinto Taller Literario “El Cuervo” (1998-2000), Taller Literario “La Fragua” (2000-2001) y Taller Literario “La Casa del Escritor” (2005) dirigido por Rafael Menjívar Ochoa (Q.E.P.D). Licenciado en Filosofía UCA, El Salvador (2010) y Doctorando en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (2013-2017). Ha sido publicado en la Antología Poética de la UES (2000) dirigida por Mauricio Luna, Antología del FOPES (2008), Antología “Lunáticos” índole editores (2012), Antología poética “La Casa del Escritor” índole editores (2012), Publicó “En el mal tiempo de la amnesia” (Edición privada) Ediciones La Fragua, (2013). Fue parte del staff del programa de radio “The Metal Room” en YSUCA (2011-2012), Organizador de las Lecturas de Poesía “El Cuervo ¿Nunca más?” y “LUNAVIVA- 20 años de poesía en La Luna” actualmente reside en Valparaíso, Chile, destacándose como gestor cultural del proyecto itinerante de pintura salvadoreña en Chile “El Retorno de la Nostalgia”  que recoge la obra de 4 pintores salvadoreños, en el marco de acercamiento cultural bilateral entre El Salvador y Chile, completando nueve fechas de exposición a lo largo del país sudamericano y realizando encuentros con escuelas.

taller literrario el cuervo erick chavez salguero

I.

Viene con la piedad del silencio, juntando los fragmentos.
Soplando sobre los huesos para avivar el fuego.
Para traer la luz;
desde las brasas de lo inerte.
Acoge como aposento la resonancia del fuego.
Y trae la juntura de la luz;
apagada por la amnesia.

(2013)

III.

La voz afila su decir sobre la piedra del  silencio.
Resguarda el decir en su respiración dudosa de animal en la distancia.
Su clima ahora se airea de noches frías, encerrada con sus ecos en la casa de madera; rodeada por gatos delirantes y perros centinelas al pie de las altas escaleras, que reptan en los cerros, meditantes ante el mar.

La voz se torna arisca bajo el frío austral; se agolpa a los rincones oscuros, donde el loco discierne el mapa de sombras y heridas en el campo del alma de su locura.

La voz está cansada, amargando los órganos que habita, mordiendo los nudos de sangre del cerebro que anclado a los fantasmas de otro cielo, no decide su sangrar definitivo en la soledad impuesta del destino.

(2013)
erick chavez salguero 2
IV.

El mar es el poema y el poema es un mar
Recordar es un mar abierto con su espuma
Recordar es ver desde el arraigo
desde el cielo del niño
con los ojos ungidos en la magia.

Desde el otro lado de la niebla,
con voces ancestrales
el horizonte se desplaza.
Todo el mar es un recuerdo, que relata las edades de la tierra.
Y desde el oscuro caracol de nuestros huesos susurra su nostalgia.

(2014)

Soledad

Gana más distancia la distancia
cuando el silencio apuñala con su cuchillo de hielo el desierto impuesto de tu ausencia.
cuando escribo tu nombre en las arenas circulares con mis huesos.
cuando me devoro las manos por el frío.

Y ahora en el umbral de otro camino
mis huellas se pierden sin arraigo
y aunque espere el concilio de tu voz adentro de mi cuerpo
yo sé que nunca llegarás a mi distancia
a mi estrella negra arrancándome los ojos
a la sangre desollada de mi cuerpo
entregado sin carnes a los méritos del viento.

Y allá estarás trazando en tu camino
los círculos cerrados de la noche.

Y tus huellas solitarias en el continente del silencio
ganan la distancia de un misterio que nunca conocí.

Y esas aguas
en las peñas de la hora de mis playas
ahora cierran la distancia
bajo el eclipse que dejaron tus últimas palabras
y que tus fuerzas lejanas no pudieron ya decir.

(2007-2014)

Violencia.    

Este fuego creciendo en el recuerdo,
carne colgada en el martirio,
corazón crucificado en la discordia.
Es la letra cotidiana que escarba en el abismo.

Este rencor y su araña incubando más veneno,
cruz creciendo regada por la sangre.
costilla del día usurpada de su cuerpo,
Es la ciudad y su cara tatuada de la muerte.

Este instante con disfraz de laberinto,
es la herida del día descifrándome su lengua.
frío en el pecho invadiéndome de muertos.
Es la locura, viento fuerte que apagas corazones como velas
estirpe de la guerra.

(2012-2014

Hijo de la violencia

Yo soy el engendro de la ebriedad y el delirio,
que tuvo una ciudad que envejeció encadenada.
Y enloqueció arrancándose las venas
con sus dientes azules por la rabia.

Soy la égida del odio.
El ambivalente sonámbulo de guerra
que camina por la orilla polvorienta
del oxidado abismo del orgullo nacional.

Yo soy el engendrado, -no esperado ni soñado-.
por la misma naturaleza del padre por quien todo fue hecho y que por nuestra salvación,
nos entregó a la guerra, al llanto y al dolor de las madres abrazadas como estatuas a las cruces.

Soy el sobreviviente, la amparada simiente maligna.
El aborto frustrado de aquella desgreñada locura homicida.
La que crucificó niños en los maizales lejanos y sin luces
La de dientes azules, la de siempre.

Yo soy el tumor venenoso que hinca al penitente
al progenitor con alcohol y fuego reprimido en la memoria.
soy la resina insoportable, del costado sangrante y de la herida.

(2008-2014)
Erick chavez Salguero1
Atávico.

Hay un niño gris
maniatado en el poste de la cal.
en el poste de la sal de la muerte
fraguado por los señores de la guerra.

Hay un niño destilando rojo en carnes rotas.
yerto y amarrado con fuego y alambre
es la estirpe del padre, del hijo y del hambre.

(2008-2014)

II.

He visto a los poetas del último siglo enloquecer entregados al cielo del delirio.
Testigos de la diáspora del espíritu por las fuerzas de los leviatanes del ocaso.
Los he visto entregar parábolas fatales y sermones a los muertos antes de la caída de las bombas, sobre las tierras cercadas por la guerra.
Capitanes de vientos inconclusos en medio de las nieblas de la muerte.
Como niños, sus ojos embrujados descubren la unidad del mundo
en la fugaz estatura cambiante de la arena,
en la raíz de la sangre y de los nervios,
en el ánima respirante en las especies y los astros,
y en la última lengua y aliento subterráneo detrás de la apariencia de las cosas.
He aquí lo que me dijeron:
Hay un río antiguo detrás de todas las máscaras del mundo.
Todo tiene un principio y origen: la Sombra y la Nada detrás de las máscaras de las cosas.
Esta es la edad de los valientes, de los fuertes y de los justos.
Esta es la edad de los videntes subterráneos.

 Erick Chavez Salguero2 gestio cultural

https://www.facebook.com/pages/El-Retorno-de-la-Nostalgia/265226303639592?ref=hl

http://www.arteupla.cl/alumnos-portenos-analizan-obras-via-skipe-con-artista-visual-de-el-salvador/

Anuncios

Acerca de resistenciamusical

Musica Nacional Centroamericana
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s