POSIBLEMENTE ERA MI HERMANO, Santiago Ruiz

SantiagoRuiz.jpgEn el proceso de aclarar si posiblemente es mi hijo, envié otro artículo al periíodico, pero me respondieron que no lo publicarían porque el artículo anterior había generado varias manifestaciones negativas ya que se trataba de un acto sexual con una menor y eso es un delito. Entonces decidí que igualmente lo publicaría por este medio. Disculpen mis amigos y amigas, pero estoy retratando la cultura patrialcal en la que he vivido la mayor parte de mi vida.

POSIBLEMENTE ERA MI HERMANO
Santiago Humberto Ruiz Granadino
8 de Enero 2018

Ahora que soy un anciano, todavía sigue preocupándome los efectos colaterales o repercusiones que tuvo un romance pasajero con una bella jovencita que llegó a trabajar a casa de mi abuelo, en donde viví los mejores años de mi juventud; sigo creyendo que podría ser mi hijo ese joven dirigente cooperativo, que llegó preguntarme sobre la Ley de Reforma Agraria, cuando yo era el Presidente del Instituto de Transformación Agraria (ISTA).
El nombre de su madre, su fecha de nacimiento, el hecho que mi abuela le hubiera ayudado para sus gastos educativos y alimentación, especialmente su parecido con mi padre, son aspectos que confirman mi hipótesis.
Sin embargo, una querida amiga que me aprecia mucho, me mima, me satisface mis caprichos y comprende mis limitaciones propias de la avanzada edad, me dijo: “por las características de mujeriego que dices que tenía tu padre, podría ser hijo de él”. Me quedé perplejo, realmente podría ser muy probable: esa muchacha vivía en una finca de mi abuelo, pero que administraba directamente mi padre; ella era muy bella, no podría pasar desapercibida por mi padre; él no perdía oportunidad de conquistar una mujer que le gustara; mi abuela no tenía control sobre las acciones amorosas de mi padre porque no era su madre; mi abuelo no tenía la “cara” para ejercer ese control, porque había sido mucho más mujeriego y era un anciano (como yo) que no podría intentar atrapar una jovencita tan delicada y bella.
No obstante, existen varios aspectos que podrían hacer desechar la hipótesis que ese joven es hijo de mi padre: prefería las mujeres “ladinas” (mestizas o hispanizadas), chelitas, ojos azules y peluditas; aunque con un poco de desganado conquistaba inditas, con tetitas pequeñitas, ojos negros y lampiñas (que tiene poco pelo o vello entre las piernas); mi madre siempre se daba cuenta a quién había conquistado mi padre cada quincena y me hubiera contado, ella tenía una extensa red de informantes, incluyendo varias mujeres de mi padre; mi abuela nunca ayudó a un hijo o hija de mi padre, que hubiera procreado con otra mujer que no fuera mi madre, así también como era posible que a esa muchacha la hubiera quitado de mis garras y permitiera que la cogiera mi padre (que además era su compadre).
Pero me confunde el hecho que el padre legal de ese muchacho (según la partida de nacimiento que me entregó mi abuela), era un gran amigo mío en esa época, hijo de un colono (que cultiva una tierra arrendad donde suele vivir) de la finca de mi abuelo en que yo vivía con mi madre cuando era niño; nos contábamos todo lo que hacíamos y en esa época nunca me comunicó que se había acostado con esa bella muchacha; es posible que sabiendo que yo había abusado de esa muchacha en casa de mi abuela, hubiera preferido no decirme nada para conservar la amistad.
Aunque también, si yo hubiere embarazado a esa muchacha, su madre le hubiere contado a la mía, ya que vivían en el mismo cantón, como a ochocientos metros de distancia, ganándome una gran verguiada (de verga, palo delgado que sirve para azotar a los animales). Aunque cabe la posibilidad de que la jovencita no le hubiere querido contar a su madre quien la había embarazado en casa de mi abuela, pudiendo ser mi abuelo, el motorista, el que llegaba a limpiar el lugar en donde permanecía el coyote (que mi abuelo había comprado cuando era un cachorrito) e incluso el sereno de la cuadra, ya que la bella cipota bien podía abrir el portón del garaje sin hacer ruido.

Anuncios

Acerca de resistenciamusical

Musica Nacional Centroamericana
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s