José Duchez – Escritor – Guatemala

joseduchez (2)José Duchez (Ciudad de Guatemala, 21 de Diciembre de 1977), Novelista y Cuentista Guatemalteco ha publicado las novelas “Como Nubes en la Hierba y Nuestras Vidas Aquel Momento” (Palo de Hormigo 2013) y “Negra” (Editorial X 2017). Encargado de Edición de La Antología “Destello de Letras” de Pro Ciegos y Sordos de Guatemala (2014). Aparece en la Antología “Plaza Barrios” con su cuento “Ella lo sabe” (Instituto de idioma Alemán von Humboldt Guatemala, 2015).

Tu pelo oscuro y frío volaba, tus ojos negros diluían maquillaje, parecía que llorabas tinta. Pasé a la siguiente banca pues esas lágrimas eran ajenas a mí.  Me senté; pensé como solía hacerlo siempre, miles de cosas y  dejar que esas estatuas de mármol me observaran.

Sin decir siquiera un “hola” como saludo, me preguntaste sí esas lápidas que tenía enfrente, ahora, eran de algún familiar. Te dije que no, me acerque a ti y te pregunté por qué llorabas, dijiste que era nada, tonterías, simplemente que al ver esas tumbas te daba nostalgia. Me invitaste y me senté contigo en aquella otra banca, yo aproveché para ver tu rostro, sí; eras hermosa. Saqué un pedazo de papel y te pedí que secaras esas lágrimas, así lo hiciste, arrugaste el papel y lo guardaste en tu bolsa de lana.

Qué extraño, pensé, guardabas tus lágrimas de tinta en un papel arrugado. Y así, dejaste al descubierto esas manchas cafés, casi negras, de desvelo en tus ojos. Te acomodaste a mi lado y suspiraste anheladamente. Algo dentro de mí supo que no estabas bien, te lo pregunté, frotaste tus ojos de sombras negras cuando notaste que los miraba, dijiste que no lograbas dormir bien. Te cuestioné de nuevo: qué era lo que pensabas cuando mirabas esas tumbas, pero no lo sabías. Simplemente te parecía interesante leer las fechas de nacimiento, eran del siglo antepasado, asegurabas que a esa gente seguramente ya la habían olvidado, eso te sugería el que no hubiera fechas más recientes. Tal vez tenías la razón.

Entonces me dijiste que ya era un poco tarde, debías regresar, pero me invitaste a dar un paseo al día siguiente, tu estarías allí, podríamos seguir platicando, dijiste mi nombre al despedirte sin que yo lo hubiera mencionado antes, te levantaste y te fuiste caminando un poco deprisa, ni siquiera pude decirte un “adiós” de regreso, menos, preguntarte como era que sabías mi nombre.

 

Fragmento Mamá María, Jose Duchez

Anuncios

Acerca de resistenciamusical

Musica Nacional Centroamericana
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s